Ir al contenido principal

La belleza


La belleza en gran parte del tiempo es un buen tema donde sacamos nuestro lado más hipócrita, solemos decir de que la belleza está en ‘cómo eres’ y no ‘como te ves’ y en sí, sería poco si realmente solo fuera físico, pero también sería demasiado enigmático si solo fuera relativo al alma.

La belleza teóricamente es una parte de la filosofía estética, es decir, muchas personas se pasan la vida debatiendo en lo que realmente es bello o no; es algo abstracto pero se necesita medir, se necesita poner un número o idea para saber la fuerza que esta puede tener, por ejemplo en arquitectura comúnmente se habla que la belleza está relacionada a la simetría, es por eso que el ideal de belleza es que entre más simétrico sea algo (alguien) es mucho más bello.

Pero si la belleza es algo abstracto y algo intangible, ¿cómo se supone que la vamos a poder ver?

Realmente la belleza física no existe, (si gustas, te puedo decir que eres muy simétrico, es casi lo mismo) la belleza es un término que significa el grado de satisfacción que se tiene con la realidad en la que se vive, en lo que se siente o en lo que se cree. Estas tres características tienen algo peculiar y es que todas nacen de un ‘error’ o de un ‘acto externo’.

Porque en ese momento, en que te sientes “bello” o “bella”, es aquel donde la intensidad de cualquier expresión de cariño externa se ha hecho notar y no como un detalle, sino como el arte de saber apreciarte, mucho se habla del autoestima y como este te ayuda pero… La autoestima llegará hasta donde tu mente se lo permita, la belleza que te transmite alguien llega hasta donde tu corazón es capaz de sentir.

El amor es sencillo, el amor se busca por la belleza que te hace sentir la otra persona por ejemplo es ese momento donde tu corazón se acelera, tus ojos se empañan, tus manos dejan de ser libres, tus labios tiemblan y tus oídos solo son capaces de escuchar un sincero ¡TE QUIERO!

La belleza se debe de encontrar en los peores momentos, ya que, si las encontrará en los mejores, solo sería ver el producto de un proceso que conllevo alcanzarla:

Por ejemplo si el error fuese no poder confiar ¿Qué prefieres?

·         Encontrar a alguien que confié inmediatamente en ti.
·         Encontrar a alguien que aprenda a confiar en ti

En esencia muchas personas escogieran a alguien que confié inmediatamente, porque alguien que debe de aprender a confiar, es alguien que cometerá muchos errores, errores que lo lleven a decepcionarte o darte momentos tristes, pero, realmente ¿cual tiene mayor valor? La diferencia está en que alguien que confié inmediatamente en ti no te mostrará el proceso bello donde aprendió. En cambio alguien que aprenda con errores a confiar en ti, es alguien que mostrara en su totalidad la esencia por lo cual llego hacer así, nadie ha dicho que la belleza es sencilla, lo mismo con el amor, los amores más sencillos y sin tempestad no significa que sean los mejores, en ocasiones es mucho mejor conocer el lado ‘erróneo’ de las personas para entender realmente su esencia, entender que la belleza y el amor, no es una historia sin equivocaciones.

La belleza es inherente a las personas y la existencia de esta es el cumulo de decisiones erróneas a lo largo de la vida.

Tú ves a alguien y es bueno, es bueno porque te hace ver las cosas de forma diferente, es que realmente nadie es bello o bella, la belleza es el momento, el lugar o esas fechas, lo irónico que los niveles de belleza son tan duales, no hay intermedios, la belleza es “buenos” momentos o “malos” momentos, pero es en los malos momentos donde nace la belleza autentica.

Hay personas que son la pura esencia de la belleza autentica, son exactamente todo aquello que no se espera y que no se pide, la belleza la traen en todos los rasgos peculiares que tienen, sean buenos o malos. Es encontrar la perfección en todos los ‘defectos’ que han de tener, porque cada uno de ellos por separado son tan intrascendentes pero, la suma de todos ellos (defectos) te hacen convertirte en ese tipo de detalle que vale la pena buscar, son ese tipo de persona que son puro arte.

Cada defecto, cada virtud y esa perfecta combinación que te hace transmitirla a cualquier. No hablamos de seres con un físico esplendido o con un récord de actos nobles intachables, hablamos de esas personas que son reales, profundas y únicas.

La belleza es como un detalle, la finalización es lo que las demás personas pueden ver, pero lo que realmente importa es el tiempo o el proceso que ha transcurrido para que la persona pueda realizar ciertas acciones, no todos nacemos confiando en los demás, no todos saben decir lo que sienten, no todos saben hablar de sus problemas, aún así, todos buscamos aprender hacerlo.

El día que conocí la belleza fue de lo más simple, al ver a mi héroe llorar y saber que hasta el más fuerte se derrumba y el último acto ha sido saber callar cuando he necesitado gritar:

Me gusta tu belleza, porque es real.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Vivir o existir?

Vivir y existir no es necesariamente lo mismo, es más tu puedes vivir y no existir pero no puedes existir sin vivir, y no me refiero a las cosas inanimadas, me refiero a cada ‘persona’, un ejemplo muy sencillo es que si yo ‘vivo’ disfruto cada momento, soy feliz pero en algunos momentos tiende uno a deprimirse, aburrirse y arrepentirse mientras que si yo decido ‘existir’ disfruto cada momento, soy feliz, me asombro y lo más importante, no me arrepiento. Según muchos filósofos solo tenemos una limitada toma de decisiones (es absurdo perder tiempo en decisiones para luego arrepentirnos). Pero las decisiones que realmente importan tales como:
¿Quién decidió nacer?, ¿Quién decidió el aspecto que iba a tener?, ¿Quién decide cuándo va a morir?
Esas preguntas importantes nunca nos las hicimos, simplemente han sido impuestas pero hay algo bueno, hay decisiones que tomamos por nuestra cuenta, son tan básicas pero realmente importantes, por ejemplo:
¿Cómo me visto ahora?, ¿Me baño?, ¿Hago la tarea?
Es…

LA SINCERIDAD

Soy sincero, lo acepto, lo pienso, Eres la coma (,) que va después de tu nombre, Y antes de mi te quiero.
Realmente en muchas ocasiones pensamos qué hay realidades que en su mayor expresión es mejor mantenerlas en secreto, creemos que la sinceridad aunque duela es la solución, que mentir ayuda y que ocultar nuestra esencia es lo mejor. Aunque en realidad la sinceridad en sí no es decir siempre la verdad, por lo tanto es necesario preguntarse:
¿Hasta dónde estoy dispuesto a mentir sin que se pierda la verdad?
La diferencia entre la verdad y la sinceridad simplemente es saber que la verdad es subjetiva a lo que se cree correcto y la sinceridad es lo que en realidad se siente.
Creer y sentir son cosas totalmente diferentes pero encontrar la felicidad es sentir, no creer. Las personas que van por la vida hablando, diciendo y pensando que lo que ‘creen’ es lo correcto, llegan a un punto de inflexión donde se juzgan y no están conformes con su realidad, es donde la mayoría piensa en si realment…

Sobre la amistad (Lo que se le olvido escribir a Aristóteles)

La amistad es un detalle tan trascendental e importante en cada uno de nosotros que sería casi imposible saber cuál es nuestra verdadera esencia, es como si fueran una parte de nuestro ser, que no pudiéramos funcionar sin ellos, “Sin amigos nadie querría vivir”[1], los amigos nos hacen más humanos, más reales, pero, que significa realmente esto.
Significa que somos tan dependientes y tan egoístas que necesitamos de alguien que nos haga sentir bien cubriendo necesidades básicas, llámese protección, amor o confianza.
Es cierto que hay millones de tipos de amistades, y todas estarán sujetas a los diferentes estilos de vida que se tenga, pero como tal, todas las amistades se pueden resumir a algo muy básico como los aduladores, egoístas o dependientes. Pero como los amigos se encuentran en nuestros momentos.
Los mejores momentos esencialmente no tienen que ser todos buenos, existen ‘malos’ momentos que funcionan, ayudan y aclaran más nuestros pensamientos que los momentos ´buenos’; es decir,…