Ir al contenido principal

¿Vivir o existir?

Vivir y existir no es necesariamente lo mismo, es más tu puedes vivir y no existir pero no puedes existir sin vivir, y no me refiero a las cosas inanimadas, me refiero a cada ‘persona’, un ejemplo muy sencillo es que si yo ‘vivo’ disfruto cada momento, soy feliz pero en algunos momentos tiende uno a deprimirse, aburrirse y arrepentirse mientras que si yo decido ‘existir’ disfruto cada momento, soy feliz, me asombro y lo más importante, no me arrepiento. Según muchos filósofos solo tenemos una limitada toma de decisiones (es absurdo perder tiempo en decisiones para luego arrepentirnos). Pero las decisiones que realmente importan tales como:

¿Quién decidió nacer?,
¿Quién decidió el aspecto que iba a tener?,
¿Quién decide cuándo va a morir?

Esas preguntas importantes nunca nos las hicimos, simplemente han sido impuestas pero hay algo bueno, hay decisiones que tomamos por nuestra cuenta, son tan básicas pero realmente importantes, por ejemplo:

¿Cómo me visto ahora?,
¿Me baño?,
¿Hago la tarea?

Es cierto que responder estas preguntas que parecen no tener trascendencia, ayudan a formar los detalles que hacen nuestra esencia como seres perfectos, pero, la decisión más importante que vamos a poder tomar sin que sea impuesta y sin ayuda de nadie es la siguiente:

¿Yo, quiero vivir o existir?

Vivir como tal es una parte de la filosofía existencialista, ya lo dijeron los Epicúreos “Vive el momento”, ya lo dijo Kierkegaard “Existe una fase estética donde se toman decisiones con relación al placer”. El sentir placer en cada uno de nuestros actos es vivir, pero el problema de vivir es que obviamos la importancia que tiene nuestro entorno (naturaleza), pues damos como hecho que todas las cosas ya están descubiertas, tienen un sentido lógico y que la naturaleza como tal es predecible.
Mientras tanto, existir, es no dejar morir el asombro, la capacidad de asombro es estar siempre atento a cada detalle de la naturaleza, cuestionarse el ‘por qué’ de las cosas, la ventaja de los humanos que deciden existir antes que vivir es que no hay arrepentimiento, pues, el existir es mucho más que vivir.

¿Por qué la gente se asombra por ver el cielo rojo y no verlo azul?
¿Por qué la gente sufre la pérdida de un ‘detalle’ preciado?

Es simplemente porque dan por hecho que el cielo es azul, y que no tiene relevancia alguna, lo mismo pasa con los seres queridos, dan por hecho que estarán al día siguiente después de despertarnos y cuando esto no es así, con ello viene el arrepentimiento y la valorización de los detalles, ese es el gran problema de solo vivir, pues a pesar que al vivir disfrutamos el momento, somos perfectos y/o encontramos la felicidad que nos convierte en la esencia del ‘yo’. Esto no significa que este intacta nuestra capacidad de asombro. Nuestra capacidad de asombro al vivir está muerta.

La capacidad de asombro en filosofía es admirarse cada momento por lo complejo que es todo lo natural que nos rodea por muy normal que este pareciese, es algo espectacular y si no te asombra, te podes preguntar

¿Quién haya creado el agua, sabía que nos moriríamos sin ella?

Esencialmente me dirían que sí, ya se sabía. Uno toma agua y se sabe por leyes absolutas que dos litros de agua son recomendables al día (realmente eso me puede interesar una mierda). Pero antes de tomar una conclusión apresurada solo de imaginarse como el primer ser humano se dio cuenta de esto, concluimos que realmente fue un ser que se asombró por todo, pero, actualmente esto lo vemos absurdo, simplemente somos demasiado tontos para valorar la naturaleza, por muy normal que esta puede parecer.

Todo lo complejo que tiene la naturaleza lo damos por hecho (lo mismo ocurre con amigos y familia), damos por sentado que esto es así y no cambiará y con ello nace la rutina y la famosa zona de confort. 

El problema del aburrimiento y/o rutina no tiene como solución el ampliar nuestra zona de confort (no digo de que no es bueno y divertido experimentar cosas nuevas), la verdadera solución a este problema es hacer que vuelva a existir nuestra capacidad de asombro, seguiremos siendo los mismos seres perfectos con la diferencia que el arrepentimiento como tal, deja de existir, valoraríamos cada detalle y por obvias razones, la felicidad perduraría en nosotros.

“Un bebe al ver un ‘guau guau’ disfruta más su momento, ¿Por qué tú al ver un ‘guau guau’ no disfrutas más tu momento?”


Luis Figueroa

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA SINCERIDAD

Soy sincero, lo acepto, lo pienso, Eres la coma (,) que va después de tu nombre, Y antes de mi te quiero.
Realmente en muchas ocasiones pensamos qué hay realidades que en su mayor expresión es mejor mantenerlas en secreto, creemos que la sinceridad aunque duela es la solución, que mentir ayuda y que ocultar nuestra esencia es lo mejor. Aunque en realidad la sinceridad en sí no es decir siempre la verdad, por lo tanto es necesario preguntarse:
¿Hasta dónde estoy dispuesto a mentir sin que se pierda la verdad?
La diferencia entre la verdad y la sinceridad simplemente es saber que la verdad es subjetiva a lo que se cree correcto y la sinceridad es lo que en realidad se siente.
Creer y sentir son cosas totalmente diferentes pero encontrar la felicidad es sentir, no creer. Las personas que van por la vida hablando, diciendo y pensando que lo que ‘creen’ es lo correcto, llegan a un punto de inflexión donde se juzgan y no están conformes con su realidad, es donde la mayoría piensa en si realment…

Sobre la amistad (Lo que se le olvido escribir a Aristóteles)

La amistad es un detalle tan trascendental e importante en cada uno de nosotros que sería casi imposible saber cuál es nuestra verdadera esencia, es como si fueran una parte de nuestro ser, que no pudiéramos funcionar sin ellos, “Sin amigos nadie querría vivir”[1], los amigos nos hacen más humanos, más reales, pero, que significa realmente esto.
Significa que somos tan dependientes y tan egoístas que necesitamos de alguien que nos haga sentir bien cubriendo necesidades básicas, llámese protección, amor o confianza.
Es cierto que hay millones de tipos de amistades, y todas estarán sujetas a los diferentes estilos de vida que se tenga, pero como tal, todas las amistades se pueden resumir a algo muy básico como los aduladores, egoístas o dependientes. Pero como los amigos se encuentran en nuestros momentos.
Los mejores momentos esencialmente no tienen que ser todos buenos, existen ‘malos’ momentos que funcionan, ayudan y aclaran más nuestros pensamientos que los momentos ´buenos’; es decir,…